Feeds:
Entradas
Comentarios

Hijo mío

mito de la caverna de platon

Cada vez que un amigo o conocido tiene un hijo, yo, que soy así de raro y retorcido, me pregunto si lo querría como padre. Y la respuesta que obtengo, tras repasar lo que sé sobre esta persona, es no. Siempre. Es como eso de: “Si te ofrecen que inviertas en un proyecto, pregúntate si arriesgarías todos tus ahorros en ello”.

Es cierto que en este país, en los últimos cuarenta años, ha ido descendiendo la natalidad una burrada (creo que ahora mismo somos la nación soberana con el índice más bajo), cosa que siempre es una buena noticia, porque si la gente no da la talla con un perro, imagínate con un hijo. Seguir leyendo »

Anuncios

Marcado

Marking-livestock-different-types-of-branding

Tenía treinta cuando la hermana de un compañero de trabajo me presentó a una de sus amigas. Fue durante el cumpleaños de éste -que es de mi edad-, y, pese a que respondí a la presentación con pereza, en plan trámite social, me sorprendió lo bien que nos caímos desde el principio; y lo digo porque no soy de los que suelen caer bien al primer tiento.

Por lo menos en mi caso, y hasta aquel momento, no me había encontrado con una chica que fuese tan divertida, ni que contase tan bien las anécdotas; todas muy curiosas, por cierto. Además, era bastante atractiva en todos los sentidos. Vamos, una de esas personas entre miles que, contra todo pronóstico y pese a haber mamado de una teta como las demás, saben distinguirse. Seguir leyendo »

Timos en Madrid

1-cuchillo-de-paloA continuación, y por todo lo que me interesa la novela picaresca, cinco timos que he presenciado en Madrid; aunque supongo que pueden detectarse en otras ciudades:

1. El billete a tu ruina

Imagina que acabas de sacar un billete de cincuenta euros de un cajero automático -lo que significa que no puede ser falso-. Lo tienes calentito en la cartera; tanto que te está quemando el bolsillo. Así que decides entrar a una tienda para comprar algo, pero resulta que al dependiente no se le ven las manos -como ocurre en algunos estancos u otras tiendas, por culpa de una mampara de protección-. Bien, si por un casual, alguien le han colado un billete falso de cincuenta -que son los más frecuentes-, lo puede tener preparado junto al detector; que, por esta mampara o ventanilla, queda fuera de la vista. Seguir leyendo »

‘Profesnor’

1.png

Antes que monja, un servidor fue marinero. El caso es que, cuando iba a clase de escritura como alumno -todavía lo soy-, tuve el privilegio de impregnarme de ese tufo que emanan algunos ‘profesnores’: Seguir leyendo »

Alumnos

hqdefault (3)

Es curioso, y por otra parte inevitable, que, cuando llevas un tiempo impartiendo clases de escritura, empieces a clasificar a cierto tipo de alumno, a veces tras su primera lectura, cuando se repite por su forma de afrontar lo que tratas de enseñarle. A veces, van cambiando de un estadio a otro, y no siempre es para bien: Seguir leyendo »

Escritor novato

(tengo que decir que no estoy de acuerdo con este profesor, ni con su método)

Sabes que estás ante un escritor novato, aunque se haya consagrado y le sigan más ratas que a un flautista, en cuanto: Seguir leyendo »

Amigo imaginario

amigos-imaginariosA los ocho años, tuve un amigo y compañero de colegio, llamado Marcos, que, a su vez, tenía un amigo… imaginario.

La única tarde que fui a jugar a su casa, vi cómo Marcos le hablaba a un tal Mati como si lo tuviera delante.

No se me olvida que su madre nos trajo la merienda, ni que fue ella quien le dijo a su hijo: – ¿Ya le has presentado a Mati a tu amiguito? A lo que Marcos respondió: -Todavía no… -y luego se dirigió a mí-: -Es que es un poco tímido con los niños que no pueden verlo.

Seguir leyendo »