Feeds:
Entradas
Comentarios

Con los pies a remojo…

thumb2-turtle-sea-island-house-underwater-world

1/3 Aspiraciones

(93 palabras sin la frase subrayada)

Con los pies a remojo mientras pescaban, los dos amigos empezaron a imaginar cómo iban a ser sus vidas. Jonás, el mayor -que estaba metido en materia-, se tapó un ojo con la mano y gritó que en cuanto pudiese enrolarse en un ballenero, iba a convertirse en el arponero más intrépido. El pequeño Achab, concentrado en el vaivén de su bolla, pensó en que él acabaría siendo una beluga blanca. Aunque lo que de verdad le gustaría es convertirse en un cachalote gigante. Uno de esos con el lomo lleno de cicatrices por tanta astilla y resto de arpón.

Seguir leyendo »

Anuncios

Rasurado, por favor…

Imprimir

Suelo toparme con quien no distingue entre perversión y fantasía. Un equívoco común de coste fatal, si no se detecta a tiempo.

Una de las primeras chicas con las que salí -¿cómo olvidarla, si era un primor?-, se ponía cachonda cuando le dejaba que me afeitase. Empezó con una maquinilla desechable, de esas de plástico -que es con lo que me afeitaba yo-. pero pronto se dio cuenta de que no hay nada mejor que una buena navaja.

Seguir leyendo »

Cicatriz

Cosas-debes-saber-de-una-chica-que-ama-a-los-perros-31

Nota: viene de la entrada Black Mirror (que sólo tiene relación con la serie si ves el episodio Hang The DJ).

Tardé otra semana y media. Tiempo en el que -me avergüenza reconocerlo- alteré mi itinerario, de ida y vuelta, pasando por lugares en los que supuse que la encontraría. Me basé en que aquella noche, en que no le pedí el teléfono, la vi irse hacia el barrio de Conde Duque. Sé que allí hay tres plazas por las que paraba con la perra cuando iba a ver a Cliff -aquel norteamericano costra de barra de quien ya he hablado en otras entradas-. Así que, cada tarde, al volver al casa, prologaba el paseo por las plazas que hay en ese barrio. Sobre todo por la de Comendadoras, que es la más grande. Incluso me dio por cruzar San Bernardo para volver a casa sin dejarme la plaza del Dos de Mayo; porque ella me dijo una vez que allí se había encontrado con Cliff, borracho como un bizcocho.

Seguir leyendo »

Perenne

Cristina_and_me

El otro día, estaba un servidor haciendo inventario y recuento de bajas, cuando encontré esta foto. No tiene ningún filtro. Fue hecha de madrugada en un fotomatón hace casi veinte años -entonces no había móviles y si querías un selfie sin cámara, pues eso-. Los únicos filtros los ha añadido el tiempo; estar descolorida o llena de cortes y arrugas. También es posible que tenga los restos adheridos de alguna sustancia -ilegal-. Estaba dentro de una cartera que llevaba cuando me creía, sino inmortal, perenne cual hoja de aguja. Resulta que ayer me dio por mandársela a esta amiga que apoya su cabeza en la mía, aunque hace años que perdimos el contacto -la última vez que nos vimos fue en un concierto que dio su hermana en Madrid, hace ya más de quince años- y me ha contestado esto:

Seguir leyendo »

Black Mirror

black_mirror_temporada_4_charlie_brooker_2

Cuarta temporada de Black Mirror, serie sobre el efecto perverso implícito en la tecnología, cuarto episodio: Hang the DJ.

Está mal que lo escriba pero de vez en cuando –todavía– alguna chica se fija en mí. ¿Vaya usted a saber porqué? Aún me parece más incomprensible si ella tiene veintisiete años y yo ando cerca de los cuarenta y cuatro. Todavía es más raro, si se la puede describir como a una “elfa” rubia -a veces le asoman la punta de las orejas por el pelo largo y liso- de ojos grandes, con iris de un glaciar, desde los que me mira como si yo fuera una liebre, inmovilizada por su haz, en medio de un carretera nocturna. Seguir leyendo »

EL LIBREPENSADOR

BarukG07

Yo fui de esas niñas a las que les hicieron creer en los Reyes Magos; ese embuste global que anuncian y ratifican hasta en televisión la noche antes de la entrega de regalos.

No se me olvida la tarde en la que un vecino, una año mayor que yo -él tenía diez-, vino a mi casa a jugar con mi hermana y conmigo, y, al enseñarle lo que nos habían traído, me contó la verdad. Al parecer, él había sorprendido a su padre y a su hermana mayor dejándolos debajo del árbol sin ningún cuidado, y, aunque le argumentaron que sólo los estaban recolocando, para que no ocupasen tanto espacio, mi vecino se puso a buscar otras evidencias y las encontró.

Recuerdo que su confesión nos costó una riña en la que esgrimí argumentos del tipo:

“¿Pero cómo va a ser mentira algo que anuncian en el telediario y que creen todos los adultos de mi familia? Si hasta mi abuelo les…

Ver la entrada original 358 palabras más

Calzoncillos

chess-600

El primer año de B.U.P. -sí, soy así de viejo- tuve un profesor que impartía dibujo técnico además de matemáticas. Un año antes de tenerlo en las dos clases, se apuntó al campeonato de ajedrez del instituto como un alumno más, y, como había quedado finalista de mi bloque, me tocó jugar contra él; que se había despachado a todos los alumnos del suyo. Seguir leyendo »