Feeds:
Entradas
Comentarios

¡Escribe!

pulpo

Ya hemos hecho cuatro clases con la de ayer, en las que les he hablado de los cimientos del lenguaje, de las palabras con textura, y cómo sacarles partido. Y la verdad es que me alegra ver que no soy el único que está satisfecho. Tal vez porque se ha formado un grupo, de distintas edades, de gente que viene a escribir.

Sí, a escribir. ¿Qué raro, no? Es más, algunos incluso se han hecho socios de AMAL; asociación no gubernamental sin ánimo de lucro, en la que formo parte de la directiva -sin comerlo ni beberlo- desde el sábado.

En fin, volviendo a lo de antes: Son curiosos los motivos que le llevan a alguien a un taller de escritura. Me di cuenta cuando era alumno, y, en una clase de más de quince personas, sólo a cuatro nos movía un interés y una motivación relacionados con el taller. El resto iban -entendí- con una idea poco realista de lo que es, bien para hacer amistades, o en un intento -muy original y costoso- de ligarse a alguien con inquietudes y aficiones culturales. El problema era que pagaban noventa euros al mes para no escribir ni media hoja. Así fue que, más temprano que tarde, todos acabaron por dejarlo.

Por tanto, si estás buscando un taller creativo de escritura para escribir más y mejor: bueno, “bonito” y barato, estás a tiempo.  Los fabricantes de espinas te esperamos en la sede de AMAL C/ Carretas nº 14, segundo piso, puerta H, Madrid. Todos los lunes de 19:00 – 21:00. Sólo por  20 €, si eres o te haces socio de AMAL, o 40€. Si te interesa o necesitas más información, puedes enviarme un  email a carlos_burgos_@hotmail.com

 

fotografias%20de%20los%20salones%20recreativos%20de%20los%2080%201

Gregorio Canalejas Pedrazo, “Canales” para todo el barrio y luego de que voy a contar “el salchichas”, fue, en aquel solar ya cementado de mi infancia, uno de los chavales más carismáticos y divertidos.

Allí adonde iba, desataba risas sin resentimientos y afán de jolgorio. Y lo hacía de muchas formas; aunque mi preferida era cuando empleaba un despiste, muy bien fingido, a galope entre el “parece que no me entero” y un “pero vosotros tampoco”.

El único defecto, que le iba siempre detrás igual que un chucho, era que pedía prestado: comos, canicas, pesetas… Lo que tuviera valor en aquel momento. El problema era que luego se hacía el sueco y hasta el suizo si con ello se libraba. Siempre, eso sí, con una broma o un chiste ingenioso. Seguir leyendo »

The last goodbye

salir-corriendo

Este ejercicio, que propuse en clase el primer día, consiste en que cada uno escribe tres principios de no más de tres líneas (que también pueden servir como final), allí mismo, a boca jarro, y cualquiera otro puede elegir el que le provoque para continuarlo. Así veo cómo escribe cada uno a la segunda clase.

El comienzo del texto, en cursiva, es de Mario Larce y la continuación es de Renata Manzi.

Frío, descontrol, ruido, caos… La luz de un coche patrulla me deslumbra y me aturde su sirena junto con las demás luces de esta ciudad(;) que se cae a pedazos por momentos(.) Me siento desorientado… 

Seguir leyendo »

Blanco sin brillo

long-distance-movers

ESC 01. EXT. – coche y calle – DÍA

(1) La pantalla se divide: Roberta conduce hablando por el manos libres con su padre mientras busca aparcamiento. (2) Marcos, su novio, va caminando calle abajo mientras habla por teléfono con su madre.

ROBERTA

No, Papá, ¿cómo te va a pintar el despacho si Marcos es pintor impresionista? Sí, de los de pincel, no de rodillo y bocha gorda como el tío Paco.

MARCOS

Sí, Mamá, ya sé que papá y tú tuvisteis un noviazgo de seis años y que seis meses te parece poco, pero, por favor, ni que fuera en seis días. ¿No ves que ahora las cosas van a otro ritmo?

Seguir leyendo »

Espinas

desert-447244_960_720

El lunes dieciséis de enero de dos mil diecisiete (la próxima semana), imparto, una vez más, el taller creativo de escritura El fabricante de espinas. Será en la sede de AMAL, en Madrid.

Desde aquí, ruego a amigos (que tan bien me quieren) y a colegas de relato que lo difundan en cualquiera de las redes sociales a mano.

¿Dónde?: Sede de AMAL C/ Carretas nº 14, segundo piso, puerta H, Madrid. ¿Cuándo?: Todos los lunes de 19:00 a 21:00 (empieza el 16 de enero). ¿Cuánto?  20 € para los socios de AMAL o una mensualidad de 40€ para el resto. ¿Quién?: Carlos Burgos es publicista guionista y escritor. Sus cursos y talleres están basados en su libro El buen embustero. También escribe novela juvenil, relato y microrrelato. Ha conseguido algunos galardones literarios. ¿Cómo me apunto?: Enviando un email a carlos_burgos_@hotmail.com .

Puedes asistir a la primera clase sólo para ver si te interesa.

 

¿Por qué espinas?

Seguir leyendo »

“El pijoaparte”

Recuerdo a un  personaje llamado Solo, protagonista del libro ‘Cuatro amigos’, de David Trueba, que decía: Un hombre deja de ser joven cuando descubre que su futbolista preferido tiene menos años que él. Algo de verdad hay en eso, aunque a mí nunca me ha gustado el fútbol y nunca tuve un futbolista preferido. Así que, más o menos, me he mantenido en ese limbo de los que envejecemos con todos los reparos posibles, a base de irresponsabilidad inmadurez y autocomplacencia, en una dosis cuidadosamente desequilibrada. Seguir leyendo »

Libro de recetas

libros_viejos_4

El libro de recetas de la abuela

Cuando murió su tía, como no se hablaba con sus hermanas, fue Encarnación, única sobrina de ambas, quien tuvo que quedarse con el gato. No le hizo gracia, pero pensó que no le supondría molestia, ni un gasto adicional, mientras comiera de lo que se procurase en el jardín; plagado de jilgueros herrerillos y otras aves molestas. Tampoco le dio importancia a los bufidos hacia los rincones, ni verlo oculto en el hueco de la escalera, o debajo del faldón de una mesa, gimiendo como un huérfano.  Seguir leyendo »