Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘amigos’

¿Has visto que me han salido unas cuantas pecas justo aquí? -le dice Patri encogiéndose de hombros para ahuecar el escote. Marc no mira; y cuando lo hizo nunca como ella esperaba.

Están a solas otra vez, por casualidad. Los demás acaban de irse al pueblo, a siete kilómetros, para comprar más cerveza; porque Saúl y Hernán, el hermano mayor de Patri, se las han bebido todas antes de las once de la mañana.

Siempre que Patri se queda a solas con Marc, (su hermano no se fía de ninguno de los otros, porque dice que están más salidos que él), le da por hacerle ese tipo de preguntas. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

fotografias%20de%20los%20salones%20recreativos%20de%20los%2080%201

Gregorio Canalejas Pedrazo, “Canales” para todo el barrio y luego de que voy a contar “el salchichas”, fue, en aquel solar ya cementado de mi infancia, uno de los chavales más carismáticos y divertidos.

Allí adonde iba, desataba risas sin resentimientos y afán de jolgorio. Y lo hacía de muchas formas; aunque mi preferida era cuando empleaba un despiste, muy bien fingido, a galope entre el “parece que no me entero” y un “pero vosotros tampoco”.

El único defecto, que le iba siempre detrás igual que un chucho, era que pedía prestado: comos, canicas, pesetas… Lo que tuviera valor en aquel momento. El problema era que luego se hacía el sueco y hasta el suizo si con ello se libraba. Siempre, eso sí, con una broma o un chiste ingenioso. (más…)

Read Full Post »

img_7921

Nota: Este texto es la segunda parte de la entrada Repelente femenino. Pido disculpas a mi buen compadre Joaquín Arroyo por haber estirado tanto su paciencia.

A mi vuelta, Azucena me dijo que, por mi acento y en contraste con el de Cliff, yo era, como muy lejos, de aquí. Y yo le dije, bromeando, que para hablar un idioma es mejor hacerlo con el acento autóctono. Ella dudó: ¿Pero, entonces, tú de dónde eres, sueco? Seguí con la broma y le dije: Sí, de los más hartos de Estocolmo.

Siempre que tengo que integrarme en un grupo, sobre todo cuando no conozco a la mayoría, trato de comportarme como si no fuese así. Para empezar, procuro recordar los nombres -tal y cómo me los han dicho-, miro a los ojos y les pregunto lo que me parece, sin tener en cuenta que nos acabamos de presentar. Así veo a quién le incomoda o intimida mi comportamiento o lo interpreta como algo fresco o irreverente.

(más…)

Read Full Post »

Repelente femenino

laleydeotros_bar

Cliff es ese amigo que no escogí (neoyorquino, de ese barrio de Manhattan llamado Clinton o Hell’s Kitchen) –ya os he hablado de él en algún post–, que es uno de los mejores repelentes femeninos que haya podido ver en acción.

Me explico: Igual que hay tipos que son un imán en estas cuestiones, sea por técnica porte o simpatía, Cliff está en el extremo opuesto. Es más, me atrevo a decir que ocupa un espacio que lo amplía y descompensa. Ya que no hay nadie infalible en la otra punta de esa misma cornisa; por la que transitamos descalzos y con la espalda pegada a esa pared de ladrillo que es la indiferencia femenina.

“El otro día”, en una bar del centro –sirva como ejemplo para no ir más lejos– se nos acercaron dos primas risueñas, ignoro si es que estaban bebidas, y él, tras volver del servicio –acto que anunció tocándose la bragueta con un voy a mear– le dio una palmada  junto al oído –como un latigazo a un porteador– a la más alta; que hasta ese momento se lo estaba pasando tan bien como su prima. (más…)

Read Full Post »

474266000_17f29949e0_o

Suzi es una chica fuera de lo común. La llamas y viene. Te llama y vas.  No es lo que estáis pensando. No me cobra; aunque reconozco que, si lo hiciera, le pagaría. Joder qué si pagaría. ¿Soy un sátiro? -Es posible. ¿Un adicto? -Puede. ¿Siento atracción por la gente con extrañas peculiaridades? -Nunca he podido remediarlo. Pero lo cierto es que me apacigua. Suzi es todo lo que necesito cuando lo necesito. En parte porque hace que mis problemas se vuelvan irrelevantes. Y eso es mucho decir para un pesimista.

También es cierto que he conocido a más chicas de las que merezco. Muchas, si tenemos en cuenta está cuestión, y no he encontrado a otra a la que le importe todo tan poco. Porque chicas con anhelos hay por todas partes. Pero a las que le importe todo una mierda, muy pocas. Ya digo que sólo he encontrado a Suzi.

(más…)

Read Full Post »

maxresdefault (8)

Cuando un amigo muere, nunca retiro la cifra cadáver de mi agenta telefónica. Porque, una vez que lo hice, no tuve ese sueño en el que me llama y tenemos la última conversación -aquella que no pudimos tener-, en la que nos despedimos. De hecho, si soy fiel a esa regla, el sueño siempre transcurre de la misma forma:

Mi teléfono, que está en la mesilla de noche -a modo de despertador-, empieza a vibrar a eso de las tres de la mañana; siempre me parece un microataúd en el que hubiese resucitado el difunto. Me incorporo sin sobresaltos y veo su nombre parpadeando en la pantalla. En ese instante, nunca soy capaz de acordarme de que estoy soñando. Sin embargo, si recuerdo que ella o él lleva semanas muerto o muerta, y, como eso nunca me causa temor ni desazón, contesto interrogando su nombre: ¿Ángela? ¿Ángel? (más…)

Read Full Post »

El leñador

uqt

Cuentan que Saúl Gonsalvez Paunakis era un leñador tan aguerrido como simpático; dicen que en parte por su mitad chipliotanoka y la otra griega. Al parecer, era un tipo robusto que iba por ahí con una cicatriz -grande como otra sonrisa- entre la barba. Ni que decir tiene que las mujeres se lo rifaban; tal vez por ese sentimiento prehistórico que hace que deseen a hombres con pinta de defender a su progenie a mamporros; o por ese otro, algo más evolucionado, que les empuja hacia aquellos que no parecen necesitar a nadie más que a sí mismos. El caso es que su devenir provocaba un encamamiento constante con las mujeres de: mineros, leñadores, campesinos, estibadores…; ya fuesen: felizmente casadas, felizmente solteras, e infelices en general. (más…)

Read Full Post »

Older Posts »