Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘creativo’

II-Premio-de-Relato

Al parecer, estoy entre los finalistas del concurso de relato breve, patrocinado por los cines Renoir, La Gran Ilusión; y, aunque estoy contento, me ha parecido raro -por inusual- que publiquen en la web el título del relato ganador, antes de la entrega de premios, y, también, que en las bases sólo se habla de nueve finalistas y ahora hay veintidós (de más de cuatrocientos participantes); además de dos menciones especiales que tampoco fueron anunciadas. Dejo el título del relato ganador y de todos los finalistas, suerte y enhorabuena a los premiados.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

ya-les-gustaria-que-les-hubiese-tocado-una-venganza-tan-light-istock.jpg

La (V)enganza como motor (N)arrativo

En el relato, casi tanto como en el cuento -insisto, no son lo mismo-, hay una serie de ‘motores’ narrativos útiles para desencadenar la trama. De todos los que existen, la venganza es uno de mis preferidos porque requiere de un buen motivo -planteamiento- tanto como de una premeditación elaborada -nudo- y mantiene la incertidumbre de si se consumará o no -desenlace-.

Todo personaje acciona reacciona y produce reacciones en el resto. Cuando estas acciones son arbitrarias (injustas o caprichosas) pueden -y deben- provocar respuestas en pos de justicia o de un castigo. (más…)

Read Full Post »

detalle-fuembuena

Ya ha publicado el ganador del Premio Cosecha EÑE 2016, y se ve que este año no hay presupuesto para la entrega de premios, ya que lo han anunciado por email y mediante su web; lo cual me parece bien porque es un incordio ir hasta el Círculo de Bellas Artes para ver cómo el premio se lo lleva otro; en este caso, otra.

En fin, la única pega que puedo ponerles es que me han envejecido una década; ya que, junto a mi nombre, han escrito 1964 y no 1974 (espero que al menos en el libro impreso esté bien).

El jurado formado por Ángeles EncinarCarlos PardoLuisgé MartínCamino Brasa y Belén Bermejo decidió otorgar el Premio Cosecha Eñe 2016 a la escritora María Fernanda Ampuero (Ecuador, 1976). (más…)

Read Full Post »

folded-book-sculptures-clara-maffei-L-Qp3sXN

¿Por qué casi siempre escribo más de un micro? ¿Cuánto tardo en escribir cada uno? ¿Cómo hago para que se me ocurran temas tan dispares? Por si a alguien le interesa, las respuestas al final de estos ocho para REC.

1/8 La reina sorda

Desde el otro lado del planeta, puede verse algo fino como un espagueti, que parte en dos el horizonte. Dicen que es un minarete y que lo mandó construir un rey, loco de celos, para vigilar las ideas y venidas de la reina, y para gritarle en todas direcciones que vuelva, que ya están servidos los doscientos platos de la cena. Pero parece que la corona de la reina le viene holgada. Tanto que, en su caída, le tapona las dos orejas en un tipo de sordera real y crónica.

 

2/8 Hasta la cara oculta de tu corazón

Desde el otro lado del planeta, en las antípodas de tu deseo, te escribo. Para decirte que esto es lo más remoto que me puedo alejar de ti; porque ir un poco más allá sería como dar la vuelta. Por eso, cuando me dijiste que me alejara todo lo posible de tu lado, me di cuenta de que debía irme hasta la otra punta; que, en realidad, no es un viaje en el espacio sino en el tiempo, porque aquí ya es mañana. Así que ésta es una carta que te mando desde futuro al pasado. Y, como puedes ver, ya casi tengo superado lo nuestro.

(más…)

Read Full Post »

librogruta

Nota: Hace tiempo que no participaba en los microrrelatos encadenados de la cadena SER. El caso es que esta semana me ha dado por ahí.

 

1/4 El espíritu del Éxtasis

El agua espantaba a las avispas escondidas bajo las hojas; que habían dejado de revolotear para guarecerse del bochorno de medio día. El jardinero no pudo soportarlo más y se metió la manguera dentro del mono para refrescarse. Incluso pensó en quitárselo para seguir en bañador, pero le distrajo que, a la altura de la ingle, le hiciera la forma de una erección. Entonces, se abrió la bragueta para sacársela por ahí y seguir haciendo su faena como si se orinarse por todo el jardín. Estaba en pleno éxtasis, trotando cual potrillo desbocado y meón, cuando le cortó el chorro “El espíritu del Éxtasis” del Rolls-Royce descapotable.

(más…)

Read Full Post »

GygwRf1Aviso: este relato no está completo. Quien quiera leerlo: que me mande un correo o deje un comentario con su email (no se publica pero puedo verlo). También es para todos los que siguen este blog.

Juarito -el Pollo- Pacheco era peso pluma. No por su hechura natural, sino porque andaba siempre un tanto desnutrido -dicen que por eso era pollo y no gallo. Eso sí, cualquier rival sabía que era capaz de moverse como un peso mosca; o como alguien que ha pasado tanto hambre que no le importa apartarlas a guantazos (a las moscas); para comerse lo que fuera que ellas se estuviesen comiendo primero. Otra característica de este púgil -que no sé si llamar pugilística- era que, aparte de tener fama de poco avispado, bizqueaba de vez en cuando; lo mismo que si se le hubiera posado una pulga en la grupa de la nariz. Lo que a menudo le daba la impresión de estarse fajando con dos rivales a un tiempo, en vez de con uno. Sobre esto debo aclarar que semejante desventaja -que a cualquier otro le hubiese desmotivado; sea porque si ves dos rivales, te pegan cuatro brazos- no era sino un aliciente más para Juarito; entre los muchos que ofrece el noble arte del puñete.

(más…)

Read Full Post »

maxresdefault (8)

Cuando un amigo muere, nunca retiro la cifra cadáver de mi agenta telefónica. Porque, una vez que lo hice, no tuve ese sueño en el que me llama y tenemos la última conversación -aquella que no pudimos tener-, en la que nos despedimos. De hecho, si soy fiel a esa regla, el sueño siempre transcurre de la misma forma:

Mi teléfono, que está en la mesilla de noche -a modo de despertador-, empieza a vibrar a eso de las tres de la mañana; siempre me parece un microataúd en el que hubiese resucitado el difunto. Me incorporo sin sobresaltos y veo su nombre parpadeando en la pantalla. En ese instante, nunca soy capaz de acordarme de que estoy soñando. Sin embargo, si recuerdo que ella o él lleva semanas muerto o muerta, y, como eso nunca me causa temor ni desazón, contesto interrogando su nombre: ¿Ángela? ¿Ángel? (más…)

Read Full Post »

Older Posts »