Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘gordo’

anecdotas-conocias-Goonies_PLYIMA20140407_0052_1

Desnudo frente al espejo, emuló la danza de “Gordi”; el niño gordo de la película Los Goonies. Cada lorza le susurraba su mote. Se agarró el abdomen y, dejando una ranura de un palmo entre dos pliegues, se puso a oprimirlos con las dos manos hasta que le parecieron una boca que le dijo: ¡Gordi!

Pablo, “Pablete” para su madre, “Rechonchonagger” para los mayores del colegio, Pablo Martínez Carrión para algunos profesores. “Carrión, váyase de clase” para el de matemáticas, el padre Guillermo; que, según él, se la tenía jurada.

Miró su nombre escrito con pegatinas sobre un poster de la película Comando, y, de reojo, la mesa de estudio, junto a la cama, donde esperaba abierto el libro de trigonometría, con el compás de marcapáginas. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Hay quien usa el pulgar para teclear sms y quien, con ese mismo dedo, prefiere hacer autostop. También hay, yo los he visto, quien lo usa para que sepas que está contento o de acuerdo con lo que acabas de hacer y quien prefiere usarlo para que sepas que vas a morir lo antes posible.
El más gordo no siempre es el más importante, pero en este caso sí lo es. Así que unos los llaman el dedo enfrentado, ese que encierra uno de los secretos de nuestra evolución, y otros se dejan crecer su uña para tocar la guitarra, peinarse la cejas, sexar magdalenas o apuñalarse la nariz.
Si eres un emperador romano –al contrario de lo que diga cualquier película-, lo levantarás para condenar a muerte, apuntando a los dioses o hacía la izquierda para que le corten el iugulum (cuello). Y si eres clemente -cosa que dudo-, lo apuntarás uña abajo para que el vencido se quede en la Tierra, o, si es en diagonal hacia la cadera contraria, para que el vencedor envaine el gladio.

Read Full Post »

Hace tiempo que veo que has empezado a engordar, o yo te veo más gordo, no sé. Es abrir la boca y sólo veo carne mórbida agitándose como una tonelada de gelatina. Me pregunto en qué estaría yo pensando para casarme con alguien que ha acabado cogiendo kilos cada vez que habla. Y si por lo menos dijeras algo interesante, pero no, todo son calorías vacías; como las que tienen los martinis que me obligas a tomar para soportarlo.

Hablas y hablas y a mí se me pone cara de pasillo.

Así es, tú te hinchas y yo adelgazo. Y como veo que ya no queda espacio y sigues engordando por monólogos, he decidido coger a los niños e irme a casa de mi madre. Cuando acabes de cenar, si te quedas con hambre, puedes comerte esta nota de postre.

Read Full Post »