Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘historias’

ya-les-gustaria-que-les-hubiese-tocado-una-venganza-tan-light-istock.jpg

La (V)enganza como motor (N)arrativo

En el relato, casi tanto como en el cuento -insisto, no son lo mismo-, hay una serie de ‘motores’ narrativos útiles para desencadenar la trama. De todos los que existen, la venganza es uno de mis preferidos porque requiere de un buen motivo -planteamiento- tanto como de una premeditación elaborada -nudo- y mantiene la incertidumbre de si se consumará o no -desenlace-.

Todo personaje acciona reacciona y produce reacciones en el resto. Cuando estas acciones son arbitrarias (injustas o caprichosas) pueden -y deben- provocar respuestas en pos de justicia o de un castigo. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

¿Has visto que me han salido unas cuantas pecas justo aquí? -le dice Patri encogiéndose de hombros para ahuecar el escote. Marc no mira; y cuando lo hizo nunca como ella esperaba.

Están a solas otra vez, por casualidad. Los demás acaban de irse al pueblo, a siete kilómetros, para comprar más cerveza; porque Saúl y Hernán, el hermano mayor de Patri, se las han bebido todas antes de las once de la mañana.

Siempre que Patri se queda a solas con Marc, (su hermano no se fía de ninguno de los otros, porque dice que están más salidos que él), le da por hacerle ese tipo de preguntas. (más…)

Read Full Post »

libros_viejos_4

El libro de recetas de la abuela

Cuando murió su tía, como no se hablaba con sus hermanas, fue Encarnación, única sobrina de ambas, quien tuvo que quedarse con el gato. No le hizo gracia, pero pensó que no le supondría molestia, ni un gasto adicional, mientras comiera de lo que se procurase en el jardín; plagado de jilgueros herrerillos y otras aves molestas. Tampoco le dio importancia a los bufidos hacia los rincones, ni verlo oculto en el hueco de la escalera, o debajo del faldón de una mesa, gimiendo como un huérfano.  (más…)

Read Full Post »

carlos01

Ustedes pueden pensar que esta es una foto -como otra cualquiera- de alguien nacido en los setenta; apréciese el tono rojizo tan característico del revelado (como un filtro de cámara cuando quieren que una escena desprenda el calor del desierto o del interior de un microondas). Sin embargo, hay ciertos detalles que el ojo inexperto -de quien sólo se fija en las orejeras de mi peinado, la horrenda cenefa de mi jersey, la chaqueta gabardina de mi madrastra, o el cuello de pico de las camisas de ambos- pasaría por alto: (más…)

Read Full Post »

img_7921

Nota: Este texto es la segunda parte de la entrada Repelente femenino. Pido disculpas a mi buen compadre Joaquín Arroyo por haber estirado tanto su paciencia.

A mi vuelta, Azucena me dijo que, por mi acento y en contraste con el de Cliff, yo era, como muy lejos, de aquí. Y yo le dije, bromeando, que para hablar un idioma es mejor hacerlo con el acento autóctono. Ella dudó: ¿Pero, entonces, tú de dónde eres, sueco? Seguí con la broma y le dije: Sí, de los más hartos de Estocolmo.

Siempre que tengo que integrarme en un grupo, sobre todo cuando no conozco a la mayoría, trato de comportarme como si no fuese así. Para empezar, procuro recordar los nombres -tal y cómo me los han dicho-, miro a los ojos y les pregunto lo que me parece, sin tener en cuenta que nos acabamos de presentar. Así veo a quién le incomoda o intimida mi comportamiento o lo interpreta como algo fresco o irreverente.

(más…)

Read Full Post »

bandog11

Un tipo, con pinta de bobalicón, se me acerca y dice, mientras tira una colilla de una toba: ¿Oye, tu perro muerde ? Niego con la cabeza, porque la verdad es que ni me molesto en verbalizar con la gente que no tiene un mínimo de educación; aunque es verdad que me cuesta ser tan maleducado como para no contestar. Así que el tipo le acerca la mano con toda confianza y el perro se la muerde como si en vez de dedos tuviese chistorras.

Ya saben cómo sigue, ahora él tiene que decir: ¡Joder, pero no me has dicho que no muerde, so mamonazo! ¡Mira cómo me ha dejado la mano! ¡Te voy a denunciar! Y yo le digo: Ya, pero es que ése no es mi perro, so lince. (más…)

Read Full Post »

Repelente femenino

laleydeotros_bar

Cliff es ese amigo que no escogí (neoyorquino, de ese barrio de Manhattan llamado Clinton o Hell’s Kitchen) –ya os he hablado de él en algún post–, que es uno de los mejores repelentes femeninos que haya podido ver en acción.

Me explico: Igual que hay tipos que son un imán en estas cuestiones, sea por técnica porte o simpatía, Cliff está en el extremo opuesto. Es más, me atrevo a decir que ocupa un espacio que lo amplía y descompensa. Ya que no hay nadie infalible en la otra punta de esa misma cornisa; por la que transitamos descalzos y con la espalda pegada a esa pared de ladrillo que es la indiferencia femenina.

“El otro día”, en una bar del centro –sirva como ejemplo para no ir más lejos– se nos acercaron dos primas risueñas, ignoro si es que estaban bebidas, y él, tras volver del servicio –acto que anunció tocándose la bragueta con un voy a mear– le dio una palmada  junto al oído –como un latigazo a un porteador– a la más alta; que hasta ese momento se lo estaba pasando tan bien como su prima. (más…)

Read Full Post »

Older Posts »